ocultar mi visita

Robo de Identidad Médica

Cómo detectar el robo de identidad médica

Lea en detalle y con regularidad sus resúmenes de atención médica y los de su seguro. En estos resúmenes puede detectar las señales de advertencia de un robo de identidad. Lea la Explicación de los Beneficios (EOB) o el Aviso de Resumen de Atención de Medicare que le envía su plan de salud después de cada tratamiento. Revise el nombre del prestador del servicio, la fecha y el tipo de servicio prestado. ¿Las reclamaciones pagadas por el plan de salud se corresponden con la atención que recibió? Si encuentra un error, comuníquese con el plan de salud para reportar el problema.

Otros signos de robo de identidad médica:

  • Le llega una factura por servicios médicos que no recibió.
  • Un cobrador de deudas se comunica con usted para reclamarle una deuda por gastos médicos que no usted no adeuda.
  • En su informe de crédito ve avisos de cobranza de deudas que usted no reconoce.
  • Recibe un aviso de su plan de salud para informarle que ha llegado al límite del monto de sus beneficios.
  • Le niegan un seguro porque sus registros médicos indican que usted padece una enfermedad que en realidad no tiene.

 

Cómo corregir inexactitudes en sus registros médicos

Consiga copias de sus registros médicos

Si usted sabe que un ladrón de identidad usó su información médica, consiga las copias de sus registros de salud. Conforme a la ley federal, usted tiene derecho a acceder a los datos de sus registros médicos. Revíselos para ver si encuentra algún error o inexactitud. Establezca contacto con cada uno de los médicos, clínicas, hospitales, farmacias, laboratorios, planes de salud, y cualquier otro lugar donde el ladrón pudiera haberse atendido bajo su nombre. Por ejemplo, si el ladrón obtuvo una medicina recetada bajo su nombre, pídale el registro a la farmacia que preparó la receta y al profesional médico que la prescribió.

Tal vez tenga que pagar un cargo para que le entreguen las copias de sus registros. Si usted conoce la fecha en la cual el ladrón usó su información, pida los registros correspondientes a esa fecha. Guarde copias de su correspondencia postal y electrónica, y anote todas las llamadas telefónicas, conversaciones y gestiones con su plan de salud y proveedores de atención médica.

Un proveedor médico podría negarse a entregarle copias de sus registros médicos o de facturación porque piensa que podría estar violando los derechos de privacidad del ladrón de identidad. Pero la verdad es que usted es quien tiene derecho a acceder a los datos que figuran en su registro. Si un proveedor se niega a entregarle la información que usted le solicita, usted tiene derecho a apelar. Establezca contacto con la persona cuyo nombre figura en el Aviso de Prácticas de Privacidad, con el representante de los pacientes, o con el defensor del pueblo. Explique su situación y solicite su registro. Si 30 días después de la fecha de su solicitud escrita el proveedor se niega a entregarle sus registros, usted puede presentar un reclamo ante la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.

Consiga un documento detallado de la divulgación de sus datos

Pídale a su plan de salud y a sus proveedores de atención médica una copia de un documento en donde se detalle la divulgación de sus registros médicos (accounting of disclosures, en inglés). En este documento los proveedores médicos deben listar los nombres de los destinatarios de las copias de sus registros. La ley le permite solicitar una copia gratuita de este documento a cada uno de sus proveedores médicos cada 12 meses.

Este documento es un registro que contiene lo siguiente:

  • La información médica enviada por el proveedor.
  • La fecha en la cual envió la información.
  • El nombre del destinatario de la información.
  • El motivo del envío de la información.

En este documento podrá ver los nombres de las personas o entidades que poseen copias de sus registros inexactos y con quiénes tiene que establecer contacto. Es posible que este documento no contenga detalles sobre ciertas divulgaciones de información de rutina, por ejemplo cuando desde el consultorio de su médico se envía información sobre su tratamiento al consultorio de otro médico, o cuando se le envía información de pago a un asegurador.

Solicite que se corrijan los errores

Escríbale una carta a su plan o a sus proveedores de atención médica y explíqueles cuál es la información incorrecta. Envíe copias de los documentos que respalden su posición. Puede incluir una copia de su registro médico con los ítems erróneos marcados con un círculo.

Pídale al proveedor que corrija o elimine todos los errores. Guarde los documentos originales.

Envíe su carta por correo certificado y pida un “acuse de recibo” para poder documentar que su plan o el proveedor médico recibió su carta. Guarde copias de su carta y de todos los documentos adjuntados.

El plan de salud o el proveedor médico que cometió el error debe corregir la información de sus registros. Además, debe notificar el hecho a los laboratorios, otros proveedores de atención médica y a todos aquellos que pudieran haber recibido información incorrecta. Si un plan de salud o proveedor médico no efectúa los cambios que usted le pide, solicite que en su registro incluyan una declaración de su disputa.


Lea más acerca de cómo corregir errores en su historial médico, con respecto al Robo de Identidad Médica, en consumer.ftc.gov.

 

Cómo proteger su información médica

Su información médica y la de su seguro de salud son datos valiosos para los ladrones de identidad.

Tenga cuidado si alguien le ofrece servicios o productos “gratis” para la salud, pero le pide el número de identificación de su plan de salud. Los ladrones de identidad médica pueden hacerse pasar por representantes de una compañía de seguro, de un consultorio médico, una clínica o de una farmacia para engañarlo y lograr que usted les dé información delicada.

No dé información médica ni de seguro por teléfono ni por email a menos que usted haya iniciado el contacto y sepa con quién está tratando.

Guarde las copias impresas y electrónicas de sus registros médicos y de su seguro de salud en un lugar seguro. Triture los formularios de salud, prescripciones de medicinas y resúmenes de los médicos que ya no necesite, y antes de tirar a la basura los envases de sus medicinas recetadas, destruya las etiquetas.

Antes de suministrar información personal delicada en un sitio web donde le pidan su número de Seguro Social, el número de su cuenta de seguro, o detalles sobre su estado de salud, averigüe para qué necesitan estos datos, cómo los protegerán, y en caso que le digan que los compartirán con terceros pregunte a quién se los suministrarán. Lea la política de privacidad del sitio web.

Si se decide a suministrar su información en internet, fíjese bien si en la barra del navegador aparece un ícono con la imagen de un candado o si el URL del sitio comienza con “https”: la “s” corresponde a seguro.


Lea más sobre quién contactar y revise otros temas relacionados, con respecto al Robo de Identidad Médica, en consumer.ftc.gov.