ocultar mi visita

Consejos para Jovenes en Procedientos de Inmigracion Sobre las Redes Sociales

Being careful online is always important. It can be especially important if you are in an immigration proceeding.

Conoce tu imagen online.

Haga una búsqueda de tu nombre en Internet para que sepas que información y fotos son asociados con él.  Esta es la información que cualquier persona interesada en saber más sobre ti puede ver.  “Cualquier persona” puede ser alguien considerando darte un trabajo, la oficina de admisiones de una escuela, alguien interesado(a) en tener una relación romántica contigo, tus padres, o tu hermanito/a.  Adicionalmente, la información y fotos asociados con tu nombre pueden ser repasados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) y pueden afectar como se decide tu caso de inmigración.  DHS puede acusarte de ser parte de una mara o que has cometido un delito relacionado con drogas, por ejemplo, simplemente basándose en las fotos e información que publicas en las redes sociales.

Considera el nombre que usas online y el correo electrónico asociado con él

Nada requiere que uses tu nombre legal en las redes sociales.  Puedes utilizar un apodo y solo dárselo a las personas que elijas.  Y nada requiere que uses tú correo electrónico principal para tus cuentas de las redes sociales.

Apaga el localizador GPS.

¿Realmente quieres que tu cuenta en las redes sociales haga saber a todos donde te encuentras?  ¿Quieres que tu teléfono inteligente le diga a todo el mundo donde estás?  Estas pueden ser herramientas peligrosas como no solo afectan tu privacidad, pero te hacen un blanco fácil para un crimen.  Solo como ejemplo, si un criminal sabe donde vives y que no estas en casa ahorita, eso significa que es un buen momento para entrar a fuerza en tu casa.

Piensa antes de publicar.

Quieres una imagen online del cual puedes estar orgulloso.  Recuerda que todo lo que publicas en el Internet puede ser visto – por otros, incluso después de que borras lo publicado.  Esto incluye a todo lo que publicas -- datos personales, ideas, fotos y artículos.  ¡El Internet tiene muy buena memoria--nunca se le olvida nada!

Protege tu imagen.

No publiques fotos tuyas y/o de otros que tu o esas personas se arrepentirán haber compartido después.  Una vez publicadas, esas fotos pueden ser compartidas una y otra vez más.  Realmente puedes dañar tu imagen y/o la imagen de otra persona, aunque puedas “borrar” lo publicado después. Si otra persona publica una foto donde sales, puedes pedirle que la borren, o quitar cualquier “tag” o etiqueta que le hayan puesto, para por lo menos limitar quien pueda ver la foto.

Cuidado con tu lenguaje.

Piénselo bien antes de usar palabras vulgares o fuertes, especialmente cuando estas dirigiendo esas palabras hacia otra persona.  Otra vez, realmente puedes dañar tu imagen.  También puedes lastimar a los sentimientos e imagen de otra persona, aunque logras después “borrar” lo publicado.  Una vez publicadas las palabras, no se pueden retirar.

Respeta la privacidad de los demás.

La Regla de Oro se aplica hasta en el Internet – “Haz a los demás lo que quisieras que te hagan a ti.”  No publiques fotos de otras personas que no quisieras que publicaran de ti.  Y no compartas detalles de la vida de otra persona que no son tuyas para compartir.  Respeta el derecho de los demás de mantener sus fotos e información fuera del Internet.  Solamente porque alguien a compartido algo contigo no quiere decir que quieren que todos con acceso al Internet lo sepan.

Rechaza algunas solicitudes de amistad.

No todo el mundo es tu amigo/a, y las redes sociales te pueden exponer a toda clase de personas peligrosas en todo el mundo.  Sea selectivo/a en aceptar solicitudes de amistad.  Solo acepte los que vienen de personas conocidas que son tus amigos/amigas.  Si no conoces a la persona—no aceptes la solicitud.

Limita a lo que te expones.

Tú no sabes quién mirará tu información o fotos o como los usaran, así que limita lo que publicas.  No quieres ser victima de robo de identidad o peor porque tu nombre, fecha de nacimiento, dirección y otros datos personales están fácilmente disponibles online.  Adicionalmente, si entras en una de tus cuentas usando el dispositivo de otra persona, asegúrate de cerrar la sesión completamente.  De esa forma, otra persona no tendrá acceso a tu información ni podrá hacerse pasar por ti.

Mantén seguras tus contraseñas.

Aunque pueda parecer inofensivo compartir tu contraseña con alguien a quien le tienes confianza ahora, no lo hagas.  Las relaciones cambian.  No quieres que otra persona tenga acceso a tus cuentas por dos razones—1) ellos tendrán acceso a tu información privada, y 2) se podrían hacer pasar por ti y publicar información o fotos dañinas.  Por cada cuenta de las redes sociales, mantenga tu contraseña secreta y haz que tu contraseña no se pueda adivinar fácilmente como tu nombre o fecha de cumpleaños.  En cambio, use una combinación de letras, números y símbolos.  No uses la misma contraseña para todas tus cuentas y cambia tus contraseñas con frecuencia. 

Cierra cuentas viejas.

Cierra cuentas que ya no utilizas.  Ellas pueden ser especialmente problemáticas porque no las estas monitoreando.  Tu imagen online puede ser afectado sin que tan siquiera de des cuenta que alguien ha conseguido acceso a tu cuenta vieja o esta publicando información sobre ti en un foro viejo en el que no has entrado hace muchísimo tiempo. 

Maneja exigencias para tu contraseña.

Si alguien exige acceso a uno o más de tus cuentas en las redes sociales y te sientes obligado(a) a darles acceso (como alguien del Departamento de Seguridad Nacional), ofrece personalmente teclear tu contraseña en vez de proveérselo a otra persona.  Si te sientes obligado a proveer una contraseña, cámbialo lo mas pronto posible para proteger tu privacidad a prevenir cualquier manipulación con tu cuenta.

Entiende las opciones de privacidad que ofrecen las aplicaciones que usas.

Al usar una aplicación, infórmate sobre las opciones de privacidad ofrecidas.  Hasta donde puedas, limita quien puede ver la información e imágenes que públicas.  Y sea un usuario informado.  Entiende como la información y las imágenes que provees y publicas pueden ser usadas por esa aplicación.

Ponle candado a tu teléfono y otros dispositivos.

Todo el tiempo, personas pierden sus teléfonos, se les roban sus teléfonos, o alguien decide espiar y mirar el teléfono de otra persona.  Existen muchas posibilidades de que una de estas cosas te irá a suceder, y si no es tu teléfono, será tu computadora, i-Pad u otro dispositivo.  Todos estos dispositivos contienen tanta información sobre ti – información disponible en tus mensajes de texto, mensajes de voz, comunicaciones de correo electrónico, fotos, tus cuentas en las redes sociales, y más.  Mantén esta información tan privado como sea posible poniéndole candado a tus dispositivos.