Texas

CORTAR LOS SERVICIOS BÁSICOS DEL HOGAR

Por: Texas RioGrande Legal Aid
Lea esto en:
English

Information

El arrendador no puede interrumpir los servicios básicos del hogar, incluyendo la electricidad, el agua, el drenaje, o el gas al inquilino, a no ser por reparaciones, construcciones, o emergencias genuinas. Esto es cierto aunque los servicios los pague usted directamente a la compañía de servicios públicos domiciliarios o si los servicios le son provistos por el arrendador por medio de su contrato de arriendo. Esto también es verdad aunque usted le deba renta al arrendador.

Si el arrendador interrumpe los servicios básicos del hogar en transgresión a las leyes, usted debe solicitar una orden para que se le restauren, llamada una "orden de restauración," de parte del juzgado del Juez de Paz del precinto donde está ubicada la residencia. Si el juez aprueba su petición, el juzgado emitirá una "orden de restauración," la cual ordena al arrendador que le restaure los servicios básicos inmediatamente. Si usted no puede pagar la cuota para registrar la solicitud, usted puede presentar un Afidávit de Imposibilidad para Pagar, algunas veces conocida como el Juramento del Menesteroso, con la información sobre sus ingresos, su patrimonio, sus gastos mensuales, sus dependientes, y sus deudas.

Cuando el arrendador a quien se le ha servido la orden para la restauración de servicios básicos del hogar no cumple inmediatamente con la orden, o más tarde la desobedece, esa falta sirve como fundamento de contumacia contra el juzgado. Si el Juez de Paz encuentra, después de considerar la evidencia en una audiencia, que el arrendador ha directa o indirectamente desobedecido la orden, el juzgado puede poner a esa persona en la cárcel sin derecho a fianza hasta que cumpla con la orden.

Si el arrendador ilícitamente interrumpe los servicios básicos del hogar, el inquilino puede recuperar la posesión de la propiedad o terminar con el contrato. También, el inquilino puede demandar al arrendador por los daños actuales, un mes de renta o $500 dólares (lo que sea mayor), el costo razonable de los abogados y del juzgado, menos la renta atrasada u otras sumas por las que el inquilino sea responsable al arrendador.